INSURRECIÓN

Para soportar las penas que dejan siglos de hambre el pueblo además del pulque se bebe su propia sangre.